Sangrado de encías

¿Alguna vez te han sangrado las encías?

A veces, cuando mordemos una manzana, por ejemplo, notamos que dejamos rastros de sangre. Lo mismo ocurre en algunas ocasiones cuando nos cepillamos los dientes.

En cualquier caso o situación, el sangrado de las encías no es algo normal y esconde un problema que puede ser más o menos grave, pero que siempre es una señal de advertencia al que debemos prestar atención.

Lo más común es que las encías sangren debido a una inflamación de las encías – gingivitis – o del periodonto – periodontitis – pero hay otra serie de razones que también pueden llevar a un sangrado. Entre ellas, podemos destacar:

  • Higiene bucal incorrecta: tanto el uso incorrecto del hilo dental como un cepillado excesivamente fuerte puede tener como consecuencia un sangrado.
  • Falta de vitaminas: la falta de vitamina K y de vitamina D puede afectar la coagulación y, por lo tanto, producir sangrado.
  • Tabaquismo: bien es sabido que el tabaco supone un gran riesgo para la salud. También es uno de los factores relacionados con las encías sangrantes.
  • Cambios hormonales: el embarazo y la menopausia son dos momentos de la vida de la mujer en los que se producen frecuentes sangrados.
  • Otras enfermedades como la diabetes, el VIH o la leucemia pueden tener como consecuencia el sangrado de encías.

Gingivitis vs periodontitis

La gingivitis es, como hemos dicho, una inflamación de las encías debido a la presencia de bacterias. Si no se trata y no combate la placa y la acción de estas bacterias, éstas pueden atacar a los tejidos que sujetan los dientes y producir una periodontitis y provocar el movimiento de las piezas dentales y, como consecuencia, la desdentación.

¿Cómo prevenir la gingivitis?

Una buena higiene bucal es la mejor prevención de la gingivitis. Un correcto cepillado, el uso del hilo dental, cepillos interdentales y enjuagues bucales a diario son nuestros mejores aliados para combatir la placa y, por tanto, permanecer alejados de las enfermedades bucodentales.

apple-18302_1920

¿Qué hacer si aparece gingivitis?

Ante los primeros sangrados de las encías o las primeras molestias, debemos acudir a nuestro odontólogo. Nuestro especialista comprobará el espacio que hay entre encías y dientes y eliminará, mediante una limpieza bucal profunda, el exceso de sarro de nuestra boca.

Saldremos de la consulta con una dentadura limpia y sin molestias y con información necesaria para cuidarla bien y evitar que el problema vuelva a aparecer.

En general, para cuidar nuestra salud y nuestra dentadura, es muy importante que adoptemos el hábito de visitar al odontólogo de manera regular. No sólo nos realizará una limpieza, sino que nos inspeccionará nuestra boca en busca de enfermedad periodontal o cualquier otra enfermedad más peligrosa, como pueda ser el cáncer bucal.

Lo más habitual es que visites a tu dentista una vez al año si no tienes ningún síntoma o molestia fuera de lo normal, aunque si fumas, bebes alcohol, estás embarazada o tienes alguna enfermedad como la diabetes, tu visitas deberán ser más frecuentes.

Ponte en manos de un especialista de confianza y déjate asesorar y guiar. Ellos sabrán cuándo debes acudir a revisión y te dirán cómo cuidar tu boca y evitar problemas mayores.

Cuida tus dientes. Te tienen que durar mucho tiempo. Ya decía Don Quijote que “la boca sin muelas es como un molino sin piedra”.

Anuncios